El mejor exchange de Bitcoin para Honduras

Basado en nuestro análisis de regulación de criptocurrency en Honduras, la actividad relacionada con criptografía en esta región tiene un rango de seguridad de 1.9/10. El factor dominante en el ranking de Honduras son las OCIs Restringidas.

Hay 0 ICOs y 0 oficinas de cambio colocadas en este país y 2 ICOs han prohibido a los habitantes de Honduras invertir en la puesta en marcha de sus proyectos de financiamiento colectivo. ¿Bitcoin es legal en Honduras o está prohibido? Por el momento, el estatus de Bitcoin en esta región es controvertido.

Usted puede usar esta investigación de criptografía en Honduras para verificar si es confiable invertir en ICOs o cambiar criptocurrency en este país y qué estado de legalidad tiene Bitcoin aquí. Hoy la herramienta de análisis ha colocado a Honduras en el puesto 182 de los 249 países en el ranking de seguridad.

Sobre Honduras

La guerra contra las drogas ha convertido a Honduras, la república bananera original, en el país más peligroso del mundo. A primera vista, parece ser una escena típica de patio de recreo de cualquier parte de América Central. Las niñas juegan al pit-a-pat y los niños cargan con entusiasmo después de un balón de fútbol medio desinflado en un campo improvisado de barro.

Pero en medio de este cuadro escolar familiar, en una colina que domina la capital hondureña, Tegucigalpa, hay una vista nueva y conmovedora. Y eso es de soldados, armados con rifles de asalto, paseando por los terrenos de la escuela.

A las desvencijadas aulas de madera se les acaba de asignar un segundo papel como cuartel para una de las nuevas unidades militares recientemente enviadas a los distritos más violentos del país; un último esfuerzo de zanja para detener el número diario de muertes y derramamiento de sangre. Es un signo de tiempos desesperados en Honduras, el país más peligroso del planeta fuera de una zona de guerra. La tasa de asesinatos alcanzó un poco envidiable máximo mundial de 85 por cada 100.000 residentes el año pasado, y está en camino de alcanzar 90 por cada 100.000 en 2013.

La cuestión de cómo abordar esta epidemia de violencia de pandillas y drogas, que estalló después de que Honduras se convirtiera en el punto clave para el contrabando de cocaína de Sudamérica a los Estados Unidos, es el tema abrumador que enfrentan los candidatos en las elecciones presidenciales del próximo domingo.

Las bandas de narcotraficantes amenazan la viabilidad misma del estado hondureño, pero no está claro si alguno de los contendientes presidenciales tiene realmente una respuesta. Esta semana, un gran periodico fue testigo de la magnitud de los problemas de primera mano después de acompañar a una de las nuevas patrullas militares a través de algunos de los tugurios más difíciles de la capital, Tegucigalpa, un revoltijo de barrios que se extiende a lo largo de un valle en forma de cuenco.

«Estas áreas estaban en manos de las pandillas», dijo el coronel José López Raudales, un veterano comandante del ejército cuyos hombres recibieron un curso intensivo de estrategia policial antes de su despliegue el mes pasado.

El laberinto de casas de chabolas -donde los caminos de tierra pasan por caminos y alcantarillas abiertas corren a lo largo de las paredes embadurnadas con graffiti de pandillas y amenazas de muerte de informantes- solía ser una zona prohibida para las fuerzas de seguridad. La policía estaba demasiado asustada, mal equipada, ineficiente y a menudo demasiado cómplice de los delitos de pandillas para aventurarse allí.

El coronel Raudales tiene 100 soldados bajo su mando en la escuela, parte de los 1.000 policías militares involucrados en la represión. Hablando en el anonimato por temor a las represalias, la directora de la escuela acogió con beneplácito su llegada a las aulas de la escuela y relató cómo sus alumnos solían tener que refugiarse bajo sus pupitres cuando estallaban los tiroteos en el exterior. Una de las primeras tareas de la unidad al ser desplegada en el distrito el mes pasado fue retirar el cadáver de un hombre al que le dispararon 12 veces en la cabeza, pero el coronel Raudales dijo que no había habido muertes allí desde su despliegue. «Nuestras operaciones continuarán hasta que limpiemos el crimen de estas áreas», insistió desafiante.

Esa, sin embargo, es una misión formidable en un país de 8,5 millones de habitantes donde 20 personas son asesinadas al día, cinco veces más que en la gran ciudad más violenta de Estados Unidos, Chicago. Entre Nicaragua al sur y Guatemala al norte, Honduras tiene la dudosa distinción de ser la «república bananera» original, un término acuñado por el escritor estadounidense William Sydney Porter, conocido por su seudónimo O. Henry, quien huyó allí en la década de 1890 para escapar de los cargos de malversación de fondos. Pero mientras Porter usaba la frase para describir un país empeñado ante corporaciones fruteras sin escrúpulos, hoy en día es un oficio de naturaleza mucho más despiadada que domina el paisaje.

Alrededor del 80% de la cocaína que llega a suelo estadounidense se trafica ahora a través de Honduras, ya sea por mar o por avión a través de remotas pistas de aterrizaje excavadas en la selva en la inaccesible selva del noreste.

A medida que las operaciones de lucha contra el narcotráfico lideradas por Estados Unidos han comprimido los carteles hacia el sur en Colombia y hacia el norte en México, las bandas de narcotraficantes se han vuelto hacia el país como un punto de parada alternativo. Situado a medio camino entre los cultivos de coca de la cuenca amazónica y los consumidores de las ciudades americanas, la ubicación y la geografía de Honduras se ha convertido en una maldición.

La mayoría de las drogas se pasan de contrabando a través de La Mosquitia, una selva tropical poco poblada, sin ley y casi impenetrable a lo largo de la frontera nicaragüense y la costa del Caribe. Los temidos cárteles mexicanos de Zeta y Sinaloa se han unido con narcotraficantes locales para dirigir la multimillonaria operación de contrabando. Pero también han importado sus despiadadas rivalidades.

El personal militar hondureño de alto rango reconoce en privado que está librando una batalla perdida contra los «narcos», que cuentan con muchos más recursos, a pesar del apoyo de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos. Las fotos muestran pistas de aterrizaje recortadas de la selva por una excavadora y las luces y lámparas utilizadas para los aterrizajes nocturnos.

Las fotos también muestran pequeños aviones que son quemados y abandonados por los contrabandistas. Los vuelos suelen ser de ida desde Venezuela y terminan en aterrizajes forzosos deliberados con la misión cumplida. La carga útil media vale mucho más que el propio avión.

Mientras los narcotraficantes se enriquecen, los hondureños comunes y corrientes sufren – no es que muchos de los que viven en las áreas plagadas de pandillas estén dispuestos a hablar. Una excepción es Oscar Rivera, un maestro de otra escuela visitada por los hombres del Coronel López, quien fue uno de los pocos locales dispuestos a ser identificados.

El hombre de 51 años ha sido robado varias veces, pero cuenta con ello como la menor de sus preocupaciones durante la reciente ola de crímenes. Primero su hermano fue apuñalado hasta la muerte durante un allanamiento de morada. Luego su hijo de 22 años, un estudiante universitario, fue asesinado a tiros de camino a casa tras comprar un refresco y una bolsa de patatas fritas en un puesto de la calle.

«Les dio todo lo que tenía, pero aún así lo mataron», dijo el Sr. Rivera, con la voz rota. «A las pandillas no les importa dónde vives o mueres. La vida no vale nada para ellos. Es tan terrible ver que te quiten a alguien que amas tanto por unos centavos». Estos relatos son deprimentemente cotidianos para los hondureños. Sus periódicos matutinos ofrecen una dieta diaria de asesinatos y caos, ilustrada con fotografías horripilantes de cadáveres empapados de sangre.

Y en la morgue de la ciudad, donde un olor empalagoso y enfermizo se filtra a la calle desde la oficina principal, un remolque refrigerado ha sido estacionado afuera para manejar el desbordamiento de cadáveres en espera de la autopsia por personal sobrecargado. La violencia es más abierta y brutal en los barrios de la cima de la colina, donde la pobreza aplastante viene con vistas de millones de dólares. Pero también se ha extendido a los barrios de clase media de la ciudad, ahora una red de enclaves vigilados donde los oficiales de seguridad privada vigilan las calles de lo que antes eran calles regulares de la ciudad.

Junto a los secuestros, robos, asaltos y asesinatos, existe también la imposición generalizada de los llamados «impuestos de guerra» a las pequeñas empresas, incluso a las escuelas, por parte de las bandas, que son el término local para referirse a los chanchullos de protección.

Y en un ataque que conmocionó a la acaudalada élite de la ciudad, hombres armados abrieron fuego este mes contra la hija del ex presidente del país en un aparente intento de secuestro. Donatella Micheletti, de 21 años, salía de un gimnasio cuando su coche fue bloqueado por tres hombres en otro vehículo que dispararon al lado del conductor. Su guardaespaldas devolvió el fuego y el objetivo escapó con heridas leves. Su padre Roberto fue nombrado presidente después de un golpe de estado en 2009, aunque no se creía que el asalto fuera político.

«Estas personas son tan descaradas que incluso irán tras la hija de un ex presidente y sus guardias», dijo un empresario hondureño que recorre la ciudad con una pistola en el cinturón y un asistente armado. «Este país se está convirtiendo en el apocalipsis zombie perfecto. Nos deslizamos en el mundo de los estados fallidos».

Para el coronel Raudales y sus hombres, el mayor desafío es ganarse la confianza de un pueblo amedrentado mientras reparten volantes instando a los lugareños a llamar a una línea de información confidencial para informar sobre los delincuentes. «Estamos aquí para ayudarlos y mantener el orden público», explicó. «No tengas miedo.» Pero la realidad es que la gente tiene mucho miedo. Y lo que más me iluminaba era lo que los lugareños no decían. «Es tranquilo aquí, muy tranquilo», insistió un vendedor ambulante, sin convicción, mientras intentaba evitar el contacto visual.

«Las pandillas nos vigilan todo el tiempo y sabemos que después de que la policía militar se vaya, seguirán aquí», dijo una mujer de mediana edad, deteniéndose brevemente. Mientras que el principal motor de la ruptura de la ley y el orden en Honduras ha sido el narcotráfico, otro factor ha sido la corrupción desenfrenada y la debilidad de las instituciones del Estado.

No es de extrañar, pues, que la crisis de seguridad esté dominando la campaña electoral para las elecciones presidenciales del próximo domingo. Y los dos líderes en un campo de cinco jugadores sin un favorito claro ofrecen soluciones radicalmente diferentes. Juan Hernández, el candidato del partido conservador gobernante Partido Nacional, se presenta con un boleto tradicional de ley y orden y se ha comprometido a fortalecer la presencia de la policía militar en las calles.

Eso lo pone en desacuerdo con su principal rival, Xiomara Castro, la ex primera dama cuyo esposo, Manuel Zelaya, fue depuesto en el golpe de Estado de 2009 y que se postula para el antiguo puesto de su esposo en Libre, una nueva coalición izquierdista.