Mejores Exchanges de Bitcoin de Europa

Bitcoin y Blockchain, ese es el futuro. El procesamiento de contratos mediante contratos inteligentes. Contacto para pagos sin efectivo. Un mercado rápido, eficiente, a prueba de falsificaciones y fraudes. Todo esto se garantiza con criptomonedas como Bitcoin. La tecnología del Distributed Ledger es una innovación para el sector financiero y otros sectores, como ha reconocido recientemente la UE. Sin embargo, las monedas virtuales no sólo ofrecen oportunidades. También implican el peligro de evasión fiscal, blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Por eso la UE quiere ahora endurecer sus reglamentos. El siguiente artículo explica lo que esto significa para el futuro de las empresas de criptodivisas y, por lo tanto, para la innovación.

Medidas contra la financiación del terrorismo

La regulación a escala de la UE de las monedas virtuales forma parte del plan de acción de la UE contra la financiación del terrorismo. El anonimato y la eficiencia hacen que las empresas de Bitcoin sean centros de transbordo atractivos para la financiación del terrorismo. La lucha contra la evasión fiscal, el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo es una prioridad de la Comisión Europea. En este contexto, se hicieron planes para ampliar las leyes contra el lavado de dinero. Aunque en enero de 2015 se dijo que no se había previsto una regulación más estricta de las criptomonedas porque no había indicios de que se utilizaran para financiar el terrorismo, esta posición ha quedado obsoleta.

Eso es lo que dicen:

“Con el fin de evitar el uso indebido de las monedas virtuales para el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, la Comisión propone que las plataformas de negociación en monedas virtuales, así como los proveedores de cuentas fiduciarias, estén sujetos a la Directiva contra el blanqueo de capitales. Estas entidades deben controlar cuidadosamente a sus clientes cuando estos intercambian monedas virtuales para terminar con el anonimato asociado a estas plataformas”.

Las empresas Bitcoin estarán sujetas a la Cuarta Directiva de la UE

Por lo tanto, las empresas Bitcoin deberían estar sujetas en el futuro a la cuarta directiva de la UE en texto simple. Las llamadas directivas de la UE son una especie de lista de tareas para los Estados miembros de la UE. La cuarta directiva prescribe lo siguiente:

  • Los pagos en efectivo sólo son posibles hasta 7.500 € (antes eran el doble).
  • La evasión fiscal se considera un caso sospechoso que debe ser reportado.
  • La lista de entidades obligadas se ha ampliado para incluir a la industria del juego, ¿ahora también a las empresas Bitcoin?
  • Las entidades comprometidas incluyen proveedores de servicios financieros, abogados, notarios, corredores y casinos.

Las funciones de las Entidades son las siguientes

  • Identificación y verificación del cliente
  • Seguimiento de las transacciones financieras de los clientes
  • Reportar a las autoridades si se sospecha de financiamiento del terrorismo o lavado de dinero

El BCE pide un mayor endurecimiento de las normas

Si las empresas Bitcoin están sujetas a la Cuarta Directiva de la UE, esto significa, de hecho, una regulación a escala de la UE de las criptomonedas. Los proveedores deben proporcionar formularios de autodeclaración. Sin embargo, este paso aún no es lo suficientemente drástico para el Banco Central Europeo. Se posicionó ante las demandas de la Comisión Europea y pide a la Unión Europea que endurezca las normas. Se critica que la propuesta de la UE sólo se refiera a la conversión de la moneda digital en dinero real. Sin embargo, la Comisión ignora por completo el hecho de que ahora también es posible comprar bienes y servicios directamente utilizando monedas digitales. Por lo tanto, el BCE advierte en general contra su promoción.

¿Las empresas de Bitcoin están migrando?

Lo que parece un enfoque sensato para la lucha contra la financiación del terrorismo puede significar en realidad el fin de la industria de Bitcoin en la UE. El término “carteras fiduciarias” afecta a casi todas las empresas de este sector, ya que gestionan cuentas con divisas virtuales en nombre de sus clientes. Sin embargo, es muy cuestionable hasta qué punto los clientes están dispuestos a verificar plenamente el uso de las carteras en línea o de las bolsas Altcoin. Omitir esta propuesta del Parlamento y del Consejo de la Unión Europea conduciría al régimen regulador más estricto del mundo.

Aunque muchas empresas de Bitcoin ya han cumplido antes las normas contra el blanqueo de capitales, las plataformas que no tomen las medidas adecuadas ya no estarán permitidas. Como resultado, estas plataformas se enfrentan a dos escenarios alternativos: Cerrar o salir de la UE. Países como Suiza, Panamá y Canadá los acogerían con los brazos abiertos y el control de la UE ya no sería posible. Esto podría no conducir a una solución del problema, sino más bien a una reubicación. Los objetivos de más seguridad para los clientes, más información para los supervisores y más ingresos para las oficinas fiscales podrían verse frustrados en última instancia. Por último, el cumplimiento de las normas más estrictas sería menos atractivo para muchas empresas.

¿Qué es Europa hoy en día?

Los puntos presentados hasta ahora nos ayudan a entender cómo se veía “Europa” en la historia y cuáles son sus elementos centrales. Pero no pueden ser criterios para determinar el entendimiento actual. Todas estas dimensiones, incluidas las religiosas, tienen un importante significado histórico; nos hacen comprender por qué estamos en la constitución en la que estamos hoy, pero no son normativas. Por lo tanto, es necesario considerar lo que Europa puede hacer hoy.

Está claro que no puede tratarse de una definición geográfica. El hecho de que no funcione el intento de definir el continente por sus fronteras físicas ya se ha demostrado mirando a la historia, donde durante mucho tiempo el Mediterráneo no fue entendido como la frontera sur del continente, sino como el vínculo entre las costas. Pero incluso en el norte y el oeste no es mucho mejor: ¿es Islandia parte de Europa? Groenlandia pertenece geológicamente a América del Norte, pero políticamente al continente a través de su conexión con Dinamarca – ¿pero puede la isla más grande del mundo ser vista realmente como parte de Europa? Lo más difícil, sin embargo, es la demarcación de Europa con respecto al Este: ninguna de las fronteras orientales tradicionalmente declaradas de Europa es convincente. El Bósforo divide Estambul en dos partes, pero es una ciudad, no media ciudad europea y media asiática. El Mar Negro y el Cáucaso tampoco pueden definirse geográficamente, y los Urales, a los que se denomina comúnmente la frontera oriental de Europa, han llegado a esta función principalmente porque se extiende casi directamente de norte a sur, pero en realidad no es una cadena montañosa que separa los continentes, sino más bien una cadena montañosa baja; fuera de su parte subpolar sólo hay unas pocas elevaciones por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar.

Por lo tanto, no tiene mucho sentido intentar definir Europa por medio de las condiciones geológicas. Pero si se toma como criterio el espacio cultural, surgen muchos otros problemas. En términos de civilización, Rusia prácticamente no difiere en su parte europea de sus regiones asiáticas. “Europa”, por lo tanto, se extiende hasta el Mar de Japón. No es casualidad que la idea de “Eurasia” haya sido tan influyente en la historia intelectual rusa. ¿Y no se puede describir a Israel también como europeo? También habría que hacer la pregunta en relación con Australia. Por lo tanto, existe un espacio europeo (no entendido en el sentido concreto) que va mucho más allá del continente y que se puede encontrar en diferentes regiones del mundo. Australia no ha pasado por los procesos históricos del viejo continente, como la formación de ciudades, el surgimiento de la ciudadanía, la autoconstitución de la sociedad, etc., sino que es una sociedad guiada por los valores europeos, en la que el modo europeo está determinado por la comunidad y que, por lo tanto, se sitúa en la tradición europea.

Si seguimos pensando en esta dirección, tenemos una idea de Europa como un conglomerado de valores, estilos de vida y comportamientos. Para ello no es necesaria una clasificación geográfica, ni tampoco un estado. Por lo tanto, es concebible que haya áreas, regiones o simplemente lugares que pertenezcan a “Europa” porque este conglomerado se realiza en ellas. Esto podría decirse incluso de aquellas formas de pensamiento que no pueden ser limitadas espacialmente. “Europa no es un lugar, sino una idea”, es una frase famosa del filósofo francés Bernard-Henri Lévy. Pero entonces Europa puede estar en todas partes. Es, por así decirlo, una actitud que se alimenta históricamente de tradiciones que han surgido y/o crecido en Europa y las desarrolla creativamente.

Esto no cambia por el hecho de que muy a menudo entendemos Europa en el sentido del proyecto de unificación política. A menudo se la equipara con la Unión Europea, aunque nadie debería dudar de que países que no son miembros, como Noruega o Suiza, también pertenecen a Europa. Sin embargo, esta comprensión de Europa es pragmática y, por lo tanto, limitada. Funciona (más o menos bien) siempre y cuando se trate de dar forma a la política, y de tomar y hacer cumplir decisiones concretas. Sin embargo, no puede ser la base de una idea de cómo debería ser Europa. Más bien, requiere tal idea en sí misma. Es una descripción objetiva, pero no un proyecto para el futuro. Una idea de este tipo siempre debe ser concebida y desarrollada sobre la base de las tradiciones del continente.